Danza con Promesa

danza_promesa

Por Elí Jerónimo

Sabías que hay más de tres mil promesas de Dios en la Biblia. ¿Sabías que a diario Dios cumple sus promesas en nuestra vida?

Las promesas de Dios son un pacto,  un juramento con sus hijos. Algunas de sus promesas se cumplen a diario, otras las disfrutaremos más adelante. Quizá te preguntes cómo o cuándo que no te has dado cuenta. Pues aquí unos ejemplos:

  • Promesa futura. 1 Juan 2:25. Ésta es la promesa que él nos dio: la vida eterna.
  • Promesa presente. Filipenses 4:19 Así que mi Dios les proveerá de todo lo que necesiten, conforme a las gloriosas riquezas que tiene en Cristo Jesús.

¿Cómo hacemos valida una promesa?

La fe es un elemento clave para disfrutar esas promesas presentes y futuras. En la Biblia están escritas, pero tienen que vivir en nuestro corazón, recordando y creyéndolas en tiempos difíciles, incluso en esos silencios incómodos cuando Dios se mantiene “en silencio”.

Enlace de las promesas de Dios

Cuando comencé a estudiar en la Academia de Danza y Artes Creativas me hablaron sobre los ministerios en la iglesia y nos hicieron la pregunta: ¿cuál es su ministerio? No supe que responder.

Sin embargo, con el tiempo, Dios me confirmó el ministerio de danza y artes. Años más adelante esa preparación que tuve me ha servido para bendecir a otras personas. Y sin saberlo, Dios sigue cumpliendo con una de sus promesas para mí y, a la vez, he sido instrumento para que otras personas gocen de las promesas de Dios.

Es decir, una promesa no tiene fecha de vencimiento, a veces no vemos donde inicia pero sí podríamos detener esa promesa. La conexión con Dios será la fuente de vida de nuestras promesas, poniendo su Palabra por encima de factores externos.

Danzar con promesa rebasa la visión que podemos tener de nosotros mismos. Pues no sabemos a dónde nos puede llevar Dios si le creemos, si nos mantenemos firmes y, sobre todo, si gozamos de las promesas. Parece extraño pensar que alguien no pueda disfrutar su promesa de danzar; sin embargo, puede suceder con una actitud tóxica.

¿Actitud tóxica?

Cuando las ideas se oxidan, el ánimo decae, los ensayos se vuelven rutinarios y pesados, es importantísimo preguntarse ¿qué nos llevó hasta ahí? Pues esa actitud puede ser tóxica para otras personas que buscan con ganas crecer en danza.

Recuerda que…

Las promesas de Dios no caducan; son reales en el momento en que creemos en ellas con fe y ponemos nuestra confianza en Él. No dudes en creer. Pase lo que pase en el mundo, sus promesas nos cobijan y nos dan nuevas esperanzas y nuevas fuerzas. La pregunta clave es: ¿Las conoces?

Vivir en fe te ayuda a disfrutar cada etapa de tu vida, es decir, sin lamentar el pasado, disfrutando el presente y con esperanza en el futuro.

Academia de Danza & Artes Creativas. 2017

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s