El poder de la manada

feets

Por Eli Jerónimo

Tanto en tierra, aire y agua hay animales que viven en manada. Elefantes, aves, garzas, delfines, abejas, hormigas… la lista es larga.

¿Por qué? Aquí me voy a enfocar en un punto en especial: la protección.

Imagina que tratas de agarrar una abeja y de repente ya estás rodeado de cientos tratando de picarte. ¿Por qué? Porque protegen a su compañera de un posible ataque. Lo mismo pasa con las demás especies. Por algo Dios ordenó a los animales en manada.

Pero, ¿qué pasa con el ser humano? ¿Sucede lo mismo? ¿Está solo o alguien pelea por él?

Permanecer dentro

Hay una ilustración que me encantó cuando la escuché y te la contaré: Imagina una manada de cebras en una gran pradera, de repente entra sigiloso un león. El león no ataca a la manada porque podría salir lastimado o muerto, él busca a alguien que se haya alejado de la manada para atacar. Aquí el punto crucial: el poder de la manada consiste en permanecer dentro, quien se aleje de ella corre peligro.

Nuestra vida cristiana es algo similar. Primero, debemos permanecer bajo la cobertura de Dios; segundo, contar con un grupo de personas que en oración intercedan unos por los otros.

En Marcos 2 ocurre un hecho que me recuerda está ilustración. Dice que cuatro personas subieron a un techo, lo rompieron y bajaron a su amigo paralítico para que Jesús pudiera verlo.

Buscar a Jesús

Quizá suene rara la relación, pero eso es lo que hace una “manada/amigos” te ayudan a buscar a Jesús. En Marcos 2:5 (TLA) dice: Cuando Jesús vio la gran confianza que aquellos hombres tenían en él, le dijo al paralítico: «Amigo, te perdono tus pecados».

Sin sus amigos este chico no hubiera sido perdonado sus pecados y después sanar su aflicción física. Nosotros somos un cuerpo en Cristo, no ignores el dolor, las dificultades, problemas, carencias que viven tus compañeras.

Como león rugiente

¿Recuerdas 1 Pedro 5:7-9 (NTV)? “Su enemigo el diablo ronda como león rugiente, buscando a quién devorar”. ¿Ves? Cuando nos alejamos de la presencia de Dios nos alejamos también del cuerpo de Cristo. Si notas que alguien se está alejando de la manada ora y ve por esa persona.

Oremos juntas. La danza nos une, pero Cristo nos sostiene.

Academia de Danza & Artes Creativas. 2017.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s