Que la corrijan a ella

Es típico que en clase la maestra comienza corregir la mala postura, por no contar o porque no te has aprendido la rutina. Y, a veces, son correcciones frecuentes a la misma persona. “¡Uf, me salvé!, decimos en nuestro interior. “No me regaña porque lo hago bien”, solemos pensar. Pero, ¿qué pasa cuando te toca … Sigue leyendo Que la corrijan a ella