Danzando en medio de las batallas

GEDEON

Por Eli Jerónimo

Personas reales, adoradores verdaderos. Danzar con excelencia también desafía a vivir una vida rendida ante Dios. No todo lo que brilla es oro, hay que pelear una batalla.

Gedeón, el más pequeño de su hogar, vivió durante siete años con miedo, hambre, carencias, sin mucho futuro por delante. Todo rutinario con el único objetivo de encontrar maneras de esconder comida para que no se las quitaran los madianitas. Triste, ¿verdad?.

Todo esto tenía un porqué. Esto ocurrió porque el pueblo de Israel hicieron lo malo ante los ojos de Jehová (Jueces 6:1). En fin, Gedeón conocía las maravillas que Dios había hecho con sus antepasados, pero eran historias fantásticas que en su alrededor ya no ocurrían.

Gedeón: un chico común y corriente

Gedeón no tenía grandes fuerzas como Sansón, tampoco era un hombre como David quien mataba osos y leones. Gedeón era un muchacho común y corriente. Pero Dios vio algo en él. El Ángel de Jehová dijo: Jehová está contigo, varón esforzado y valiente (Éxodo 6:12).

¡Wow! Piensa en la condición de vida en que Gedeón estaba: nada de planes, sin sueños, el propósito del día a día era sobrevivir, simplemente.

Ahora piensa en ti. Piensa en esos momentos en los que tu vida parecen un montón de planes rotos, sueños olvidados, problemas, errores cometidos… Quizá el pueblo de Israel no había entendido que toda esa desgracia era por sus acciones que desagradaban a Dios. Tan solo en la casa de Gedeón había dos dioses: Baal y Asera.

¿Por qué?

Cuando Dios está dispuesto a salvar a su pueblo dio instrucciones precisas a Gedeón. La primera fue que derribara los dos altares que su papá tenía y edificara un altar. Es decir, “quitar” todo lo que separaba a Dios y su pueblo (Éxodo 6:25). El pueblo de Israel había escuchado su clamor, pero no habían dejado a sus dioses.

Es difícil reconocerlo, pero muy importante: piensa en actitudes, acciones, pensamientos, etc. que estás permitiendo en tu vida y no son agradables a Dios. No solo es clamar, es dejar de: _____________. Tú sabes qué es.

La paciencia de Dios

Me había preguntado muchas veces por qué Dios complació a Gedeón con tantas señales. Quizá porque el muchacho no había experimentado un encuentro real con Él. Realmente Dios es paciente. Hoy es el tiempo. Si escuchas Su voz, no dudes en acudir a su llamado porque te dará instrucciones para enfrentar tu batalla.

La batalla

Hubo una selección de hombres muy importante. Hubo diferentes filtros, tan solo del primero quedaron 22 mil, después 10 mil hasta que quedaron 300 hombres. El último filtro fue lo más inesperado.

En primero se les advirtió que si temían se regresaran a su casa. Todo normal hasta el momento. Pero en el último filtro nadie se dio cuenta que estaban siendo probados. Muy casuales fueron a tomar agua, pero algunos lo hicieron como perros, es decir, lamieron el agua. Otros más propios lo hicieron con las manos. También muy normal.

El resultado fue que todos los que lamieron el agua fueron seleccionados para la batalla. ¿Qué método tan extraño, verdad? Dios demuestra que nos conoce tan bien que “impide” que enfrentemos situaciones en las que no vamos a poder ganar. No sé qué hubiera pasado si alguno que no fue seleccionado se hubiera puesto necio y acudir a la batalla… La necedad puede causar ir en contra de los planes de Dios en tu vida. Cambiar es de valientes.

Gedeón: esforzado y valiente

La vida de Gedeón –alias Jerobaal– nunca volvió a ser igual. Ya no se menciona más en la Biblia; sin embargo, te hago una pregunta: ¿Crees que Gedeón volvería a pedir una señal para creer en Dios? Estoy segura que no.

Y te preguntas, ¿qué tiene que ver esto con danza? En la vida diaria tenemos muchas batallas, algunas hemos sido enviados, en otras solitos nos plantamos ahí. Para ser adoradores verdaderos hay que vivir una vida rendida a Dios. Sonreír mientras se danza puede convertirse en costumbre; y Dios ve más allá de nuestra sonrisa. Él escudriña nuestro corazón.

No te conformes con el momento, busca una vida plena con Dios. No te conformes con agradar a la gente, busca la aprobación de Dios. ¡Cuando Dios manda a la batalla también da instrucciones para salir victoriosos! La clave es buscar su presencia y escuchar y obedecer su instrucción.

Academia de Danza & Artes Creativas. 2016.

4 comentarios en “Danzando en medio de las batallas

  1. Me gustaria compartir el mensaje de hoy en un programa transmitido por SoundCloud. Y me gustaria saber si puedo hacerlo y tener su aprobacion, si asi es aprobado. Gracias, Dios le bendiga.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s