¿Bailar o Danzar?

modern

Hay una controversia si el ministerio de artes “baila” o “danza”. Así que vamos a revisar cada una de las definiciones de ambos verbos

Danzar: Mover el cuerpo y las extremidades con ritmo siguiendo el compás de una pieza musical, especialmente si es clásica o folclórica. Ejecutar movimientos acompasados.

Bailar: Mover el cuerpo y las extremidades con ritmo siguiendo el compás de una pieza musical. Ejecutar movimientos acompasados con el cuerpo, brazos y pies.

Es complicado definir en qué momento el verbo bailar se hizo una palabra del “mundo” y ahora se evita utilizarlo cuando se refiere al ministerio de artes dentro de la iglesia.

Aquí unas citas donde se menciona el verbo bailar:

 Elegí citas de la RVA a propósito, pues es la traducción más confiable y más utilizada. Hay muchas más citas en traducciones como DHH o TLA donde se utiliza bailar en lugar de danzar.

  • Eclesiastés 3:4 (RVA). Tiempo de llorar, y tiempo de reír; tiempo de endechar, y tiempo de bailar.
  • Salmos 30:11 (RVA). Has cambiado mi lamento en baile; Desataste mi cilicio, y me ceñiste de alegría.

Entonces, ¿qué las hace diferentes?

Bailar y danzar son sinónimos. Ambos verbos definen lo mismo, lo que las hace diferentes son los conceptos humanos.

El verbo bailar se relaciona con “bailes del mundo”, “música mundana” y “eventos mundanos”. Al contrario del verbo danzar, que en el caso de los cristianos es más utilizado.

¿Bailar es malo?

La pregunta correcta es: ¿Qué intención hay en corazón al bailar o danzar? ¿Qué quieres comunicar con tus movimientos?

Bailar o danzar es lo mismo; sin embargo, la intención del corazón cambia el sentido de todo. Un bailarín ejecuta movimientos al compás de la música, sea o no cristiano.

En el caso de los cristianos, además de ejecutar con excelencia una pieza musical, la actitud de su corazón está enfocada en agradar a Dios con su vida completa, no solo por tres minutos de duración de la canción.

Sin embargo, ser cristian@ no hace inmune al corazón de desear reconocimiento en el escenario y hacerlo por ese motivo.

Si bien, un danzarín siempre es el foco de atención; en el corazón y en lo secreto, se define la actitud de reconocer a Aquel por quien lo hace.

Actitud de adoración permanente

El problema no es si utilizamos la palabra baile o danza; el punto crucial es el olor fragante que despide nuestra vida a Dios. Vivir en una actitud de adoración permanente bailando o no, danzando o no.

Qué más da si decimos “bailar o danzar” si son sinónimos. No hay que entrar en controversias erradas, es mejor enfocarnos en buscar más el reino de Dios y su justicia.

Academia de Danza & Artes Creativas. 2016.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s